Saltar al contenido

Examen de Lenguaje en los medios de comunicación

El examen de lenguaje en los medios de comunicación es una de las tres pruebas de lenguajes específicos que organiza la Junta Qualificadora de Coneixements de Valencià (JQCV).

Se trata de un ejercicio que se realiza tan solo una vez al año en la convocatoria de junio, junto a las pruebas Lenguaje Administrativo y al de Corrección de textos (los otros dos lenguajes específicos).

Anteriormente, la convocatoria de junio incluía los exámenes del nivel C1 y B1, pero esto ha cambiado en el año 2022. Ahora el C1 de Valenciano, así como el B1, se hacen en la convocatoria del mes de octubre, junto a los exámenes de B2 y C2.

Los títulos de lenguajes específicos dan puntos en convocatorias de empleo público de determinados organismos valencianos, como por ejemplo la radiotelevisión valenciana À Punt o ciertas oposiciones de la Generalitat Valenciana.

En el caso de la prueba de lenguaje para medios de comunicación, la mayoria de aspirantes son periodistas que quieren optar por la vía del funcionariado.

Estructura de la prueba de lenguaje específico para medios de comunicación

Área 1: La lengua y los medios de comunicación

El área 1 del examen consiste en una redacción breve en valenciano de una noticia o nota de prensa, a partir de un pequeño texto en castellano que se facilita al aspirante.

La noticia debe contener un titular y no debe superar las 10 líneas, además de estar escrita en un tono informativo.

Área 2: Normativa gramatical y lengua estándar

El área 2 se compone de seis preguntas breves en las que el aspirante debe traducir palabras del castellano al valenciano o completar huecos en una frase.

1) Acentos y diéresis

La primera pregunta del área 2 consiste en traducir seis palabras del castellano al valenciano, en cuya traducción se pueden dar tres posibilidades:

  1. Que se deba añadir un acento.
  2. Que se deba poner una diéresis.
  3. Que no se necesite modificación alguna para su traducción.

Para acertar esta pregunta, el aspirante debe demostrar un conocimiento de las normas gramaticales de acentuación del valenciano y también del uso de la diéresis, o por el contrario, conocer de memoria cómo se escriben las palabras en cuestión.

Recordemos que en valenciano se acentúan las palabras esdrújulas y las agudas acabadas en vocal, -as, -es, -is, -os, -us, -en, -in. Y en cambio, las palabras llanas que acaban en de esta manera no se acentúan.

Respecto al uso de la diéresis, cabe destacar que esta se aplica exclusivamente sobre las grafias i y u en los siguientes casos:

  • En los diftongos /qüe/, /qüi/, /güe/,/güi/, para indicar la sonoridad de la u y diferenciarla de aquellos casos en las que no suena (en los diftongos guaguoqua y quo la u siempre suena, por eso nunca necesitan diéresis).
  • En palabras donde la i y la u funcionan como vocales por sí mismas y no ejercen de semiconsonantes ni forman diftongo con la vocal anterior.
  • El los cultismos acabados en /-itat//-itzar/.

Si quieres ampliar este apartado y refrescar las normas gramaticales básicas de acentuación y diéresis, puedes consultar el libro Guia essencial de la llengua, de Joan Enric Pellicer, que tiene un capítulo dedicado a cada cuestión y va directo al grano.

2) Topónimos valencianos

En la segunda pregunta de este área tendrás traducir hasta seis topónimos castellanos a su forma en valenciano.

A diferencia de la pregunta anterior, los topónimos no se pueden sacar por deducción lógica a partir de unas determinadas normas, son lo que se denomina «datos puros», es decir, o se saben o no se saben.

Así que una opción interesante para superar con éxito esta pregunta es memorizar la lista de topónimos valencianos de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL). Como mínimo, de aquellos municipios más importantes por número de población.

Sin embargo, esta pregunta no se limita a pueblos y ciudades de la Comunidad Valenciana, sino que suele incluir otras ciudades de dentro o fuera de España, así como nombres de países. Para estudiar esta parte, recomendamos revisar el libro Manual d’ús de l’estàndard oral, del lingüista Josep Lacreu.

Este manual se ha convertido en una referencia fundamental a la hora de afrontar el uso del valenciano en los medios de comunicación, que requieren un registro de la lengua estándar. Por ello se han hecho hasta 11 ediciones y será mejor consultar la última, que estará actualizada.

Al final del libro se incluyen listas de topónimos y gentilicios, tanto valencianos como estatales e internacionales. Un listado que nos vendrá estupendamente para preparar esta parte del examen.

3) Gentilicios valencianos

La tercera pregunta del área se centra en conocer los gentilicios. Te facilitarán hasta cinco topónimos (nombres de pueblos, ciudades o países) que ya estarán en valenciano y la tarea consistirá en introducir sus respectivos gentilicios (cómo se denominan los habitantes que residen allí), tanto masculinos como femeninos.

Por ejemplo:

  • Polònia > polonès, polonesa.

De nuevo, el mismo listado de municipios valencianos que facilita la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) será el material de consulta idóneo para preparar esta pregunta, ya que debajo del topónimo se incluyen los gentilicios en masculino y femenino de cada pueblo.

Y para el resto de gentilicios españoles o internacionales, se puede consultar también el Manual d’ús de l’estàndard oral, de Josep Lacreu, que mencionábamos unas líneas más arriba.

4) Extrangerismos

Aquí la referencia será el Llibre d’estil per als mitjans audiovisuals en valencià, publicado por la propia Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) en el año 2011.

5) Palabras derivadas

Este ejercicio consiste en rellenar huecos en cinco frases diferentes, a partir de las palabras que se facilitan en mayúscula, según el contexto de la frase.

Según el año, la tarea incluye tres adjetivos derivados y dos verbos, o viceversa. Hay que tener especial atención a las dobles m o las dobles s que se generan al añadir prefijos o sufijos por derivación.

Área 3: Normativa gramatical y registro periodístico

Este área está compuesta por tan solo dos ejercicios: las preguntas 7 y 8.

7) Substituir palabras o locuciones

De nuevo, en este punto vas a tener que rellenar los huecos de cinco frases diferentes, a partir de las palabras en mayúsculas que te sugiere la actividad.

Cada frase tiene una expresión mejorable o que en realidad es un castellanismo, y como aspirante debes substituir estas expresiones por otras más genuinamente valencianas o que se adapten mejor al registro.

Por ejemplo:

  • «A NO SER QUE» -> «llevat que»
  • «QUANT» -> «com»
  • «TÉ QUE» -> «ha de»

8) Subrayar y reescribir errores

La octava tarea presenta cinco frases con errores o castellanismos que debes identificar mediante el subrayado y substituir reescribiendo la expresión adecuada en las líneas inferiores.

Es habitual en estas oraciones incluir el «doncs» causal después de coma, que es incorrecto en valenciano y debe reemplazarse por un «ja que» o por un «perquè».

Otra expresión frecuente es incluir algún «des de que», cuando en valenciano cae el «de» y lo correcto es «des que».

Así como incluir «pròpia», cuando se debe decir «mateixa» o «tindre +que «, cuando lo correcto es «haver + de».

También palabras sueltas, como «enfermetat» (malaltia) o «derretiment» (desglaçament).

Área 4: Elocución, ortología y puntuación

9) Corregir los signos de puntuación de un texto periodístico

El la pregunta nueve te enfrentarás a un texto extraído de algún artículo de la prensa, pero al que le han quitado todos los signos de puntuación, es decir, que no lleva acentos, comillas, cursivas, puntos ni comas.

En el caso de la cursiva, tendrás que aplicarla (subrayando las palabras que desees indicar) para designar por ejemplo los nombres de periódicos o de revistas, así como los títulos de libros si se mencionan (ej: El Código Da Vinci, The New York Times).

Sin embargo, los nombres propios no llevan cursiva, incluidos los monumentos y lugares físicos (Notre Dame de París).

Asimismo, también tendrás que estar atento a las declaraciones en primera persona, que tendrás que marcar entre comillas.

Y por supuesto, añadir comas en las oraciones subordinadas y puntos entre frases o puntos finales al terminar cada párrafo.